Persona dependiente Gijón

Los pacientes o personas dependientes se caracterizan por presentar ciertas limitaciones a la hora de realizar actividades de su día día como pueden ser:

  • Vestirse
  • Asearse
  • Preparar la comida
  • Hacer la compra
  • Ir al médico

Cuando hablamos de lo que significa ser dependiente tenemos que comprender que la dimensión es más profunda de lo que parece a simple vista. En muchas ocasiones, una limitación física viene acompañada de algún problema psicológico o deterioro cognitivo de algún tipo, por lo que no podemos hablar de la ayuda integral a esta o aquella persona sin antes examinar absolutamente todo lo que implica y determina esa situación de dependencia.

Sabemos que una de las cosas que más influye en la mejoría de este tipo de paciente es la relación que establezca con los auxiliares o cuidadores que le estén atendiendo. En este sentido, una buena comunicación e interacción garantiza casi siempre una mejoría automática en el estado de ánimo de la persona dependiente, le ayuda a reforzar la confianza en que sí se puede y le da un motivo más por el que pensar en positivo.

Por otra parte, es natural que las familias de las personas dependientes también se vean afectadas por una situación que llega tarde o temprano en la vida de todo ser humano: el deterioro de la salud de un familiar o ser querido.

Esto no debe de enfocarse como algo negativo o extraño sino más bien como un ejercicio de superación, de positivismo y de mirar hacia adelante.

Es muy importante tener una mano profesional que nos ayude en los momentos más difíciles. Es aquí donde entran los auxiliares o cuidadores: movilizaciones, aseos, rehabilitaciones, motivación, compañía, conversación. Cuidar de un paciente es implicarse en todos los ámbitos que se requieran, solo así se consigue una atención y dedicación plenas, y por tanto, se logrará un avance significativo tanto en la persona afectada como en sus familias.