No debemos bajar la guardia porque hay que ser conscientes de que el coronavirus
sigue circulando.

Si bien es cierto que los asturianos hemos sido todo un ejemplo de superación y de
trabajo en equipo a nivel tanto nacional como europeo (véanse las gráficas en total
descenso de casos COVID por cada cien mil habitantes), la realidad es que con la
llegada de las estaciones frías podríamos volver a llevarnos un susto.

No podemos relajarnos. En esta época del año el virus del COVID19 vendrá de la
mano de la habitual gripe, asma, alergias y otros problemas de orden respiratorio que
podrían llegar a ponernos en una situación de riesgo real.

Seamos conscientes de que la pandemia continúa y el virus aún circula entre nosotros para no bajar la guardia y seguir recuperando de manera mucho más acelerada nuestra normalidad.

Los avances en el proceso de vacunación han dado sus frutos.
El uso de la mascarilla de manera adecuada, la distancia social, el lavado de manos
con gel hidroalcohólico…Todas estas herramientas y acciones de prevención deben
permanecer entre nosotros para formar parte de los hábitos saludables de una
sociedad responsable tanto con sus vecinos como con uno mismo.

Asturias tiene una población muy envejecida. Muchas de las patologías más comunes
entre nuestros mayores incluyen cuadros respiratorios o sistemas inmunodeprimidos.
Debemos seguir cuidándonos para poder cuidarles a ellos.

No bajemos la guardia, sigamos siendo ejemplo.